Técnicas de Estudio: El Resumen


Para proseguir con el proceso de aprendizaje, hemos de realizar la síntesis o resumen del texto, realizándolo después de la lectura y el subrayado.
La síntesis es una actividad necesaria que nos ayuda a entender e interpretar aquello que hay que aprender.
Para poder realizarla adecuadamente se han de tener en cuenta una serie de características:
  •          Ha de ser breve y concisa.
  •          Inteligible: el contenido se ha de poder entender.
  •          Íntegra y completa: ha de aparecer todo aquello que es importante.
  •          Precisa y exacta: se han de ver claramente las diferentes ideas.
  •         Jerárquica: se han de presentar las diferentes ideas de manera organizada y estructurada.
Pero para ello es necesario realizar primero una lectura activa y un buen subrayado tal y como se expresó en el artículo de Técnicas de Estudio: el Subrayado.
Dicho esto, entendemos el resumen como una exposición breve y concisa, que ordena y recoge las ideas básicas del texto y los puntos más destacados realizados con el subrayado. De modo que debemos condensar el texto de forma selectiva.
El resumen tiene como principales ventajas facilitar:
  1. -          La comprensión,
  2.         La reflexión y la valoración de los contenidos,
  3.         La organización y estructuración de las ideas,
  4.         La memorización y
  5.         La exposición del contenido.
Cuando realizamos la síntesis, ésta puede contener estrictamente el contenido del texto y se pueden añadir comentarios personales que faciliten el entendimiento e interpretación del mismo.
Es necesario que el texto tenga sentido y presente una cierta unidad y coherencia.
Así pues, el resumen debe adoptar la forma de una redacción donde no se dé por sobreentendido nada. Por lo que debe ser breve pero sin omitir datos e informaciones importantes.

Fuente:
Ballenato, G. (2010). Técnicas de estudio. El aprendizaje activo y positivo. Madrid: Ediciones Pirámide


Artículos relacionados