Rol del docente en la enseñanza de valores

Actualmente se habla mucho de la necesidad o ausencia de valores en diferentes campos de la vida, en especial en el área educativa. Pero, ¿de qué estamos hablando cuando nos referimos a valores?
A lo largo de la historia del pensamiento occidental moderno el término valores ha sido definido de distintas maneras. El primer filósofo que pone en "boga" esta palabra es F. Nietzsche en su obra "Genealogía de la moral", le siguen Max Scheler, D.Von Hildebrand, entre otros.

Aunque es un concepto complejo sin una definición universalmente aceptada en sentido estricto, se puede definir el valor como un horizonte de sentido, como algo que se aspira tener, como un ideal, centro de gravedad de la vida humana. Así, cuando se habla de valores, hablamos en forma genérica de valores humanos, de aquellos que son propios de las personas que vivimos en sociedad, de aquellos valores que se pueden universalizar y facilitan que la vida sea más humana.

El primer agente transmisor de valores es la familia, principal protagonista en la vida del individuo y la muestra de valores que se transmitan en ella será el pilar fundamental para sus relaciones y actitudes sociales fururas.
Luego, del sistema educativo se espera que enseñe no sólo a "aprender a aprender" sino "aprender a vivir", siendo importante el papel de la escuela, en donde profesores, compañeros y toda la comunidad educativa con la cual interactúa el niño y el joven diariamente, transfieren algunos valores diferentes a los que el individuo ya había forjado. En esta etapa, uno de los protagonistas principales, en cuanto a transmisión de valores se refiere, es el docente, quien con su ejemplo y forma de actuar enseña, ilustra, por ello el docente deberá estar muy atento a sus actitudes, palabras, gestos y tratar de que éstos sólo transmitan valores positivos, tales como: respeto, unión, honestidad, tolerancia, solidaridad, sin incongruencias entre el "decir" y el "hacer". Ofrecer a sus educandos una atmósfera de confianza y no olvidar que en los nuevos enfoques de la orientación educativa, el docente, con su formación actual puede y debe poner en práctica la atención de sus alumnos en forma integral.

Debido a que los valores son modificables e imprescindibles y que cada persona los crea, el principal papel del educador es el de ayudar a sus alumnos en dicho proceso de creación o de modificación de esos valores si ya los tuviese y no fuesen los adecuados. Para ello el maestro debe:

Impulsar los valores como base de todas las asignaturas académicas, los cuales, faciliten al alumno a asumir conductas responsables, tolerantes, de trabajo, de unión, de respeto, de solidaridad.

Promocionar actividades de convivencia entre padres-alumnos

En las actividades académicas diarias estimular y desarrollar actitudes de análisis, meditación y conclusión.

Apoyar e impulsar la comunicación padres-hijos a través de actividades sencillas, por ejemplo: tener un "Cuaderno de comunicación a padres" en donde el alumno escribirá en forma muy resumida sus experiencias, reflexiones, dudas de su actividad diaria, lo cual deberá ser firmado por el maestro y los padres. Esto garantizará el intercambio de información y comunicación entre padres-maestro-alumno.

Promover dentro de la educación formal el desarrollo integral del alumnado, desde una perspectiva fundamental: la de formarse como personas éticas, libres y responsables; con capacidad para una interacción personal y social tolerante,democrática y constructiva.
Fomentando el equilibrio entre los contenidos académicos y la enseñanza en valores que favorezca el desarrollo integral del educando.

Inspirar al alumno en la escogencia de sus valores personales y a conocer métodos prácticos para desarrollarlos y profundizar en ellos.

Contrarrestar la influencia negativa, en cuanto a enseñanza de valores equívocos, que en su mayoría transmiten algunos medios de comunicación, en especial la t.v., el maestro deberá desarrollar el pensamiento crítico en los alumnos, ayudándoles a que sean personas conscientes y reflexivas en la adquisición de sus propios razonamientos y conclusiones.

Al recapitular: aunque los valores son inherentes a la persona y cada quien establece su escala de valores, también es cierto que éstos son contenidos que se deben transmitir como contenidos de enseñanza-aprendizaje en la escuela, significa que se pueden enseñar y aprender, no sólo como una dimensión de aprendizaje que se debe tener en cuenta en el proceso educativo, sino como uno de los factores básicos en la calidad de la educación. En esta experiencia educativa la figura y el rol del maestro son la base fundamental como orientador del alumnado hacia la consolidación de los objetivos propuestos, para el logro supremo de ir transformando al mundo que vivimos en algo especial y hermoso.

GISELA VALERA
Psicopedagoga
Caracas- Venezuela

2 comentarios:

Marc Giner Llenas dijo...

Hola Gisela,

Me parece muy importante la reflexión que haces en relación al rol del docente como transmisor de valores, del mismo modo, coincido contigo en considerar que la transmisión de valores debe depender ante todo de la familia, que es quien debe elegi que tipo de valores elige para su hij@, considero que es su responsabilidad.
El profesor como docente transmite constantemente valores, no solo cuando los enseña directamente sino con su actuación diaria, aspecto que resulta especialmente clave, ya que es muy frecuente la divergencia entre la palabra y la acción. Esto es muy importante ante todo ante los alumnos con necesidades educativas especiales, sean del tipo que sean, el rechazo velado a los cuales, resulta muy dañino no solo para el/la alumn@ en si sino para su consideración dentro del grupo y después en la sociedad en general.
Considero, como tú, que la enseñanza de valores que debe realizar el profesorado se debe centrar en primer lugar en el respeto al otr@, partiendo de este principio creo que cualquier otro valor que puedan transmitir si respeta este primer término resultará interesante. Las faltas de respeto y de incomprensión del otr@ pueden resultar muy problemáticos para cualquier persona.

Saludos,

Marc

Gisela Valera dijo...

Gracias por su comentario Lic. Giner!
Totalmente de acuerdo con lo expuesto en él.
El tema de la enseñanza de valores es,en mi opinión,punto neurálgico en el proceso educativo ya que es en esta etapa el refuerzo y/o modificación de valores que el alumno ha adquirido en el seno familiar.
Un niño o joven que tenga claridad de valores- o que sus padres, maestros, líderes los tengan- será una persona, que ha pesar de ser expuesta, en algún momento de su vida, a situaciones confusas, éstas no le harán cambiar de manera radical su marco fundamental de referencia.Y básicamente, como ud. lo expone,es la enseñanza del RESPETO,en todos sus ámbitos,lo que construye la base de todo aprendizaje en cuanto a valores se refiere.
Saludos!

Gisela Valera

Artículos relacionados