La importancia de los retos en educación

El motor que mueve a las personas para realizar cualquier tipo de acción no es otro que la motivación, como ya hablaba en otro artículo hay de diferentes tipos, la motivación intrínseca y la motivación extrínseca. La educación es una de las tareas que más necesita de la motivación para que l@s alumn@s lleguen a los objetivos que nos proponemos. Muchas veces l@s alumn@s carecen de esta, ya sea porque los contenidos propuestos no les resultan atractivos o bien por que la metodología o la presentación de estos no les llama la atención, o a veces simplemente presentan un rechazo por todas las tareas de aprendizaje.
Un punto importante a tener en cuenta es el hecho que tener en cuenta la motivación de nuestr@s alumn@s y realizar una presentación atractiva de los contenidos no está reñido con una pedagogía del esfuerzo. Esta tal vez resulta cada vez más necesaria atendiendo a la evolución de la sociedad actual en la cual aquello que prima es lo que presenta un carácter inmediato y es fácil de conseguir.
Volviendo al tema de la motivación considero que resulta clave la presentación de retos a nuestr@s alumn@s, es decir, proponerles metas que estén a su alcance y en las que ell@s sean los principales culpables de su éxito o su fracaso. Considero que los retos son un motor muy importante para el aprendizaje de los alumn@s, que los invita a iniciar una carrera para conseguir una meta que resulta significativa para ell@s o que por lo menos los pone a prueba consigo mismos y los empuja a conseguir sus objetivos. En definitiva proponer retos nos puede servir como una herramienta de motivación y como una estrategia metodológica interesante.
Algunas consideraciones a tener en cuenta podrían ser las siguientes:
- Los retos se pueden proponer en cualquier área del conocimiento, aunque siempre dependerá del tipo de metodología que empleemos, resultan especialmente útiles en un modelo de aprendizaje basado en la actividad o en las tutorías entre iguales, no obstante resultan muy difíciles de aplicar en metodologías del tipo tradicional. También pueden ser aplicables a otras facetas no tan académicas como en desarrollo social o la regulación de la conducta.
- La dificultad del reto puede variar en función del alumno, tanto de sus capacidades como de su motivación para el aprendizaje.
- La duración del reto también puede ser variable, desde retos cortos y secuenciados para niñ@s con TDAH, hasta retos largos y complejos para alumn@s muy autónomos o con altas capacidades.
- Los retos pueden tener diferentes formas, desde retos sencillos como conseguir realizar 2 multiplicaciones en 5 minutos, hasta conseguir realizar una presentación en clase sobre un tema concreto de interés especial para el/la alumn@.
- El encadenamiento de retos puede facilitar la adquisición de rutinas o de objetivos más complejos, puede resultar especialmente útil con alumn@s con bajas expectativas o con un rendimiento académico muy bajo.
- La valoración de los retos supone un feedback constante entre el alumn@ y el profesor, lo que facilita la autoevaluación y la evaluación del proceso que realiza el alumno.
- El uso de retos permite individualizar la enseñanza, aunque implica tener muy clara la programación.

3 comentarios:

patricia dijo...

interesante artículo y de garn ayuda.
soy psicopedagoga y aqui en uruguay no hay mucho material asi que es bueno acceder por medio de internet a paginas como esat en las que se encuentran materiales valiosos.
mi blog es
http://psicopedagogia-patricia.blogspot.com

Anónimo dijo...

Les invito a compartir sus conocimientos en:

La Bebepedia

http://bebepedia.net

Marc Giner Llenas dijo...

Muchas gracias por tu comentario PAtricia, nos pasaremos por tu blog. Saludos,

MArc

Artículos relacionados