Como pueden los padres ayudar a formar una sana autoestima en sus hijos

Todos sabemos el papel fundamental de los padres en la formación de sus hijos en todos los aspectos. Dentro de éstos, se encuentran uno de los más importantes: la personalidad y la AUTOESTIMA
¿Qué es la autoestima? Si buscamos en el diccionario, nos aparece que:
Estima: expresa que alguien o algo son importantes. Aprecio, consideración, afecto, respeto.
Auto: del griego autos, que significa uno mismo, por sí mismo, mismo, etc.
De las anteriores definiciones podría desprenderse que la AUTOESTIMA es, literalmente, "el aprecio, respeto, consideración y afecto que el individuo siente hacia sí mismo".

La autoestima NO significa alardear lo maravilloso que eres, sino más bien, el saber modestamente que VALES MUCHO. Tampoco es pensar en que se es perfecto (NADIE LO ES), sino saber que cumples ciertos requisitos para ser amado y aceptado.
La autoestima es tan importante que será responsable de muchos éxitos y también de muchos fracasos en nuestras vidas, dependiendo de cómo la forjemos a lo largo de nuestras vidas.

La formación y el correcto desarrollo de la autoestima tiene su origen en las relaciones familiares primarias; desde el mismo instante en que el niño se siente querido y respetado por sus padres. Tan importantes son los primeros años de vida de un niño, que puede afirmarse que a la edad de 5 años tiene ya establecida su forma individual de enfrentar y responder a situaciones nuevas; se comportan de acuerdo a lo que los PADRES aceptan o rechazan de sus conductas y toman muy en cuenta las opiniones de quienes son importantes para ellos, como sus PADRES.

Pero, ¿estamos conscientes los padres de tan importante labor, en cuanto se refiere a la formación de la autoestima en nuestros hijos?
Quizás por desconocimiento o por temor, la respuesta es NO. Los padres se sienten intimidados ante tanta responsabilidad, cuando lo cierto es que es tan sencillo estimular una sana autoestima en sus niños. No se necesita de un manual con normas estrictas a seguir, sólo son ciertas actitudes adecuadas en el momento preciso y dictadas con el corazón.

ACTITUDES NEGATIVAS; QUE LOS PADRES DEBEN EVITAR:

  • Ambiente familiar agresivo, con gritos, peleas y MALOS EJEMPLOS.
  • No tener tiempo para compartir con sus hijos
  • Agredir física o verbalmente al niño o joven
  • No cumplir las promesas ofrecidas
  • Culpar a los hijos de su comportamiento, sin ahondar en las razones que lo causaron
  • Etiquetar a los hijos con calificativos despreciativos o SOBRENOMBRES
  • Las palabras NO SE OLVIDAN. Por ello, se debe evitar decir palabras bajo los efectos del ENOJO, CANSANCIO, LA PRISA; las cuales se transforman en expresiones hirientes, tales como:
  • ¿Eres tonto? - ¿Acaso no puedes hacer nada bien? - ¡No sé que voy a hacer contigo! - ¡Te lo he dicho mil veces! - ¡Cállate! - No me molestes! - No llores! - Quédate quieto!.......... etc., etc. etc.

Aunque no lo parezca, esta serie de palabras y retahilas, se van guardando en el "cofre" de RECUERDOS NEGATIVOS de nuestros hjos, que a su vez, van formando su personalidad y percepción de sí mismos:

  • "Sólo ven mis errores" - "Me regañan por cualquier cosa" - "Me gritan sin razón alguna" - "No valoran mis logros" - "No me dan las gracias cuando hago un favor" - "Creen que no tengo criterio propio" - "Nunca me dicen TE AMO" - "Me dicen que soy un fracaso...........y ya me lo CREO"!! ¿Triste, no?. Pero es la realidad. El lenguaje y la actitud arbitrarios y abusivos DESGASTA el valor de la persona; hace surgir la TIMIDEZ y lo que es peor, causa DOLOR!!. Destruye y resta libertad a la hora de actuar.

Ahora la BUENA NOTICIA: es posible revertir el daño causado, cuando los padres toman conciencia de sus actitudes negativas, modificándolas.

ACTITUDES POSITIVAS: LO QUE LOS PADRES DEBEN HACER CADA DÍA, CON SENTIMIENTO Y CORAZÓN:

  • Crear un ambiente familiar positivo, armónico
  • Crear un método propio de comunicación, que sea saludable, directo, abierto
  • Respetar las características individuales de cada uno de los miembros de la familia
  • Garantizar a todos los que conforman el núcleo familiar, el que puedan reir, compartir sus sueños, temores e intereses, unos con otros, con aceptación plena, sin burlas
  • Recordar que las palabras positivas originan aceptación, valor, confianza; formando un carácter afable y seguro. Los padres deben ser generosos en palabras POSITIVAS, tales como:
  • ¡Te quiero mucho! - Eres un niño(a) muy inteligente! - ¡Que bueno que ya sabes contar hasta el 20! - Tu puedes hacerlo! - Sé que lo has hecho sin querer - Tómate tu tiempo! - Seguro las próximas notas son mejores! - Siempre quise un hijo(a) como tú! - Vamos a ver: ¿por qué lloras? - Que sorpresa más agradable me has dado! - Gracias por ayudarme! - Me encantan tus dibujos, parece que se pudiera tocar ese cielo!.......

Estas expresiones del día a día, van llenando el "cofre" de RECUERDOS POSITIVOS del niño y va formando su personalidad sobre bases SÓLIDAS:

  • "Mis padres me escuchan, tienen tiempo para mi, me hace sentir seguro" - "Nunca me comparan con nadie" - "Me dicen cuando se equivocan y se disculpan conmigo" - "Me gusta cuando escuchan mi punto de vista" - "Son amigos de mis amigos" - "Nunca me humillan delante de extraños, éso me hace sentir RESPETADO - "Me encanta cuando me dicen: TE QUIERO, TE AMO... Y ME ABRAZAN"!..... ¿No es hermoso que algo tan sencillo como el de actuar y decir palabras conscientemente a nuestros hijos forje esta clase de pensamientos en ellos?

Recuerden: El instrumento más hábil para formar una alta o una baja autoestima son las palabras. Comencemos a manifestar desde ya palabras de amor y respeto hacia nuestros hijos. El significado, el tono y la actitud con la que nos dirigimos a nuestros hijos, definirán en gran medida el valor que se otorguen ellos mismos. Es sumamente importante evaluar estos aspectos para determinar si estamos construyendo o distorsionando sus vidas. ¿Cuál de las dos opciones elegir? Como padres, la respuesta es evidente.

GISELA VALERA

Psicopedagoga






9 comentarios:

Pamela Ferreira dijo...

Excelente Gisela, realmente ese tema me toca muy de cerca. Muchas veces los padres no lo evaluan porque piensan que estan haciendo bien a sus hijos y nosotros tenemos que luchar para que eso no se repita en nuestro futuro.
Saludos.
Pamela

Gisela Valera dijo...

Gracias por tu comentario Pamela! A veces los padres incurrimos en errores sin darnos cuenta,cuando se trata de palabras, estos errores se multiplican. Es de sabios rectificar. De éso trata el artículo. Ayudar a los padres a identificar sus posibles errores y que se propongan modificarlos, para el futuro bienestar de nuestros hijos.

Abrazos!
Gisela

Marc Giner Llenas dijo...

Hola Gisela,

Me ha gustado mucho tu artículo, sobre todo creo clave insistir en que el desarrollo de la autoestima incide a posteriori en todas las facetas de nuestra vida, facilitando o entorpeciendo nuestro desarrollo, ya sea en lo social, lo académico o en lo personal, así que la autoestima y el papel de los padres en la configuración de ésta, resulta absolutamente clave para el desarrollo integral de las personas.
Ante esto que duda cabe la importancia que reside en el cuidado de los niñ@s y el papel que jeugan los p/madres en la autoestima, ya que como muy bien apuntas en el artículo las relaciones primarias serán las que guiaran el desarrollo posterior del niñ@.
Un ejemplo muy claro para mi reside en el hecho que un/a niñ@ piense " Si mi p/madre no me quiere es que no soy bueno". Aunque no lo piense conscientemente, estoy seguro que la cognición se desarrolla así.
Un abrazo,

Marc

Gisela Valera dijo...

Gracias por tu comentario Marc!
Lo que que expones encierra la esencia misma por la cual escribí el artículo, ni más, ni menos. Me encanta que así se entienda, era el objetivo del mismo.

Abrazos!!

Laura Sánchez dijo...

Quiero hacer una reflesión: cuando leí el artículo, sentí que había cometido muchos errores con mis dos hijos,pero luego me dí cuenta que de ellos aprendi, y que puedo ser mejor madre.Este artículo me abrio los ojos para no seguir en mi camino equivocado.Podra orientarme en como hago esta forma de actuar positiva en el día a día?.
Soy de Lima Perú; madre soltera, con horario completo
Gracias y QDLB!

Estrella dijo...

De verdad que èste blog es fascinante.Leo todos y cada uno de los artìculos que presentan en èl y me doy cuenta de tooodo lo que nos perdemos como personas cuando no contamos con informaciòn que nos prepare para enfrentar el hecho de ser padres, y todas las facetas de ser humanos... Referente al tema que se aborda en este artìculo tengo que decir que me parece excelente que se toque , ya que no muchas personas lo hacen. Esto nos ayuda a ser no solamente mejores padres sino mejores maestros y seres humanos. Gracias

Gisela Valera dijo...

Aunque es algo tarde,ofrezco disculpas por ello, respondo a la sra. Laura Sánchez, de Lima, Perú: Me encanta su reflexión. Debo decirle: más que orientación,es un consejo: al interactuar con sus niños, que su corazón y sentimientos sean su guía en todo momento,no se precipite en las reacciones, permítase un tiempo de reflexión antes de pronunciar palabra o de realizar acción alguna; haga de este estilo de conducta su norma a partir de ahora(ya ud. ha comenzado, al interesarse por el artículo y al escribir en busca de ayuda); los resultados POSITIVOS se producirán de inmediato!

Abrazos!

Gisela Valera dijo...

A la sra.Estrella le agradezco mucho su comentario, es muy agradable en nuestra profesión el reconocimiento a nuestros esfuerzos por aportar nuestro granito de arena a lograr un mundo mejor cada día.

Abrazos!

Anónimo dijo...

Felicitaciones por su artículo, sencillo(sin palabras rimbonbantes), directo y sobretodo muy práctico. Soy maestra de 5° grado en una escuela municipal y madre, pondré en práctica lo que menciona el artículo.
Enelsy Serrano
Colombia

Artículos relacionados