Situación del niño adoptado

Quisiera aportar mi granito de arena al importante tema sobre la adopción que tan acertadamente han desarrollado los colegas Beatriz San Román y Marc Giner, con este artículo en el cual reseño, lo más simple posible, de los alcances emocionales en el niño y/o joven adoptado.

Una de las más hermosas expresiones que he escuchado al referirse al hijo adoptivo es "El hijo que parió mi corazón".
Si analizamos esta expresión, nos damos cuenta de que la diferencia con un hijo biológico no radica en la concepción del hijo, ni tampoco en el acto de parir, sino más bien en la "modalidad" del parto, ya que en lugar de ser del útero, el hijo adoptivo nace del corazón.
Un hijo adoptivo es el fruto de un acto racional de amor y el resultado de un proceso de adopción. Si pensamos en términos de proceso, el cual implica separación del grupo familiar biológico y nueva unión, proceso que sin descuidar el aspecto legal, es un hecho que conlleva emociones y funciones en el cual la necesidad de asumir nuevos roles y establecer la relación que entre ambas partes va a existir, implica expectativas y compromisos de índole emocional.
Dentro de este "feedback" de emociones siempre se habla del compromiso emocional, psicológico y legal por parte de los padres adoptivos, pero, ¿cuáles son los compromisos emocionales y psicológicos del hijo adoptivo?
Dichos compromisos,¿son necesariamente consecuencia de su condición de hijo adoptivo o pudiesen ser adjudicados a otros aspectos de estructura biopsicosocial?
¿La situación emocional, psicológica y social de los padres adoptivos incide directamente en el compromiso emocional del hijo?

En relación a los padres adoptivos, se deben considerar los siguientes factores:
A) Conflictos emocionales: se presentan previo a la adopción:
¿Por qué adoptar?
Sentimientos de frustración
Sentimientos de culpa y rabia entre los cónyugues al conocer de la infertilidad del otro
Carencia de experiencias: embarazo- parto- puerperio- tríada papá-mamá-hijo
B) Expectativas en relación al niño:
En el aspecto salud
Genética
Rasgos físicos
Herencia
Inseguridad a asumir genuinamente el rol de padres
C) Manejo de la información:
¿Debe saberlo?
¿Cuándo, cómo decirle a su hijo que es adoptado?
Todos estos factores expuestos inciden directamente en la estabilidad emocional del niño y/o joven adoptado, en cuanto a:
  • Importancia que para él reviste lo que sus padres adoptivos piensen de él y reaccionen ante él.
  • Separación del medio biológico, ubicación transitoria e ingreso al hogar adoptivo
  • Incertidumbre en cuanto a si sus nuevos padres le aceptarán siempre e incondicionalmente; lo que le ocasiona dudas al expresar libremente sus sentimientos de rabia, indiferencia (propio de niños y adolescentes ante determinadas situaciones), por temor a que "no le quieran"

Y llegamos al punto más polémico: todo niño adoptado amerita saber su condición, ya que su ocultamiento, por parte de los padres adoptivos, puede crear reserva e inquietud en el trato cotidiano, factores perjudiciales en la estructura emocional del niño y/o joven.

Un aspecto que puede convertir los compromisos emocionales del niño en situaciones patológicas ,radica en el mensaje implícito que puede recibir el hijo adoptivo de la información. El "te regalaron", "te abandonaron", hará que el niño se plantee: ¿por qué no estoy con mis verdaderos padres?; ¿soy malo y por éso me regalaron?; ¿por qué no me querían?¿ellos son malos y por éso me abandonaron?; ¿soy varón, querían una niña? Así que la expresión "te abandonaron" debe transformarse en un "FUISTE ELEGIDO"

En la edad de la adolescencia se agudiza el conflicto por los factores inherentes a esta etapa vital. El adolescente,por su posición extremista, puede tender a idealizar a los padres biológicos y querer conocerles. Esta situación producirá gran angustia en los padres adoptivos, los cuales deberán estar preparados para ello y sobrellevar la situación lo más serenamente posible. Y recordar que:

  • El hijo adoptivo tiene también compromisos emocionales que enfrentar
  • Que los compromisos emocionales del hijo adoptivo no siempre son el resultado de su posición
  • En el hijo adoptivo, sus compromisos emocionales y la posibilidad de alcance patológico, van a depender tanto de factores intrínsecos, como de las circunstancias que le rodean: actitud de los padres, conocimiento de su condición, edad y modalidad de la información- "revelación"
  • La transformación de compromiso emocional en conflicto patológico, dependerá de la claridad y respeto que se le ofrezca a sus interrogantes
  • Y sobre todo, acordarse de que el hijo adoptivo es "EL HIJO QUE PARIÓ MI CORAZÓN".


3 comentarios:

Vanessa dijo...

Hermosa reflexión. Me ha encantado la frase "El hijo que parió mi corazón".Nunca la olvidaré.Es muy original y bella. Nunca se me hubiese ocurrido. Soy madre de un niño adoptado de 5 años.
Felicitaciones!

Anónimo dijo...

que importantes palabras para alimentar aun mas el amor de un hijo adoptivo.
tengo 27 años y adopte a mi hijo a los 24, siempre he pensado que el es mi regalo y mi bendicion. gracias a el conoci el amor verdadero que es el aamor que me da el. felipe tiene 3 años y desde que llegò a mi vida me llena el alma por completo. yo no tengo problemas con la fertilidad pero creo que DIOS nos escogio para ser felices en esta vida.

eva dijo...

me encanto este articulo y yo siempre he dicho que mi hijo nacio ne mi corazón, y reafirmo lo que siempre nos enseñaron en nuestros cursos para padres adotivos. manejar la vedad con nuestros hijo.

Artículos relacionados