Recomendación de lectura:

Publico esta carta de Beatriz Sanroman, sobre el libro: El niño adoptado. Comprender la Herida primaria, el cual solo con su recomendación ya podemos estar seguros de que vale realmente la pena para conocer mejor los procesos que implica la adopción.

Hace unos años, una joven francesa adoptada en Kosovo al poco tiempo de nacer me hablo de él. Decía que el leerlo había significado un giro radical en su vida, que por fin había podido entender el por qué de muchas cosas. Lo busqué en internet, lo compré en inglés y lo leí casi de un tirón. Al hacerlo, me dí cuenta de lo que quería decir… y, sobre todo, me encontré leyendo las razones científicas de por qué nuestros hijos son hipersensibles a determinadas cosas, por qué se bloquean a veces, por qué en determinadas ocasiones pasan de pronto de ser niños felices a mostrarse huraños o furiosos y, a la vez, desconcertados.

Considerado por muchos como la biblia de la adopción (la versión en inglés lleva nada menos que 13 ediciones), está organizado en tres grande bloques más un cuarto de conclusiones. El primero, “La herida primaria”, expone cómo afecta a los niños, incluso a los bebés, la pérdida de su primera madre, de esa persona con la que, cuando menos, han compartido el tiempo del embarazo y a la que se supone que genéticamente están predispuestos a apegarse. El segundo, “Las Manifestaciones”, describe las huellas que deja esa pérdida en su mundo interior, el miedo al rechazo y al abandono, los problemas con la confianza y el control, etc. El tercero, “La curación”, es un compendio de reflexiones y enseñanzas que pueden resultar muy útiles para las familias adoptivas, incluyendo dos capítulos enteros sobre el reencuentro con la familia biológica.

En su día, contacté con la autora pidiéndole permiso para traducir un capítulo y colgarlo en www.postadopcion.org. Nancy Verrier me contestó muy amablemente diciendo que adelante. Poco después, me escribió para decirme que una editorial española lo iba a editar traducido, así que abandoné la idea. Han pasado más de dos años desde entonces, pero por fin el libro está disponible en castellano. ¡Que ustedes lo disfruten!

Beatriz Sanroman

Artículos relacionados