¿"TDA"? : ¿Medicar o terapia optométrica comportamental?

Os muestro la historia de una familia en la que un mal diagnóstico de TDA podría haber cambiado su vida de manera muy diferente. La madre no quiso medicarlo y buscó y buscó hasta que me encontró. Mateo ha cambiado muchísimo pero la madre no se planteó en ningún momento lo que podría llegar a conseguir con la terapia optométrica comportamental.

Esta es su historia:
 ______________________________________________

Queridísima Rosa: 

Me has pedido que te escriba mi experiencia y lo hago encantada en el ánimo de que pueda ayudarte a ti y sobre todo a los padres cuyos hijos tengan ciertas dificultades en el aprendizaje y se sientan perdidos, como en un momento me paso a mí, sin saber porque camino continuar. 

Mi hijo a pesar de ser inteligente con CI de 115, tenía dificultades varias que hacían de su aprendizaje un camino difícil, con resultados pobres en relación a su esfuerzo. Entre algunos de los síntomas, claros signos de lateralidad cruzada (confundía letras b/p; números; no diferenciaba la derecha de la izquierda; incapaz de entender el concepto de temporalidad,antes/después, ayer/mañana; incapaz de memorizar secuencias días de la semana, meses del año…etc) Por otro lado su lectura era lenta, sin ritmo, saltándose líneas, cambiando silabas y con mucho silabeo y su comprensión lectora era baja, además era incapaz de contar una historia en orden cronológico y coherente lo que dificultaba su capacidad de comunicación y añadido a todo esto una falta de memoria a corto y a largo plazo que dificultaba aún más todo el proceso de aprendizaje y tareas escolares. 

Después de un estudio exhaustivo con un prestigioso neurólogo privado, me recomendaron medicarlo a pesar de que no encajaba como TDA sin hiperactividad, decidí no seguir este camino, de forma que empecé a investigar en internet durante horas y horas y gracias a la información que otros padres antes me brindaron a mí, te “descubrí”. Por eso ahora yo quiero compartir mi experiencia si así puedo ayudar, que sepan que yo dude lo mismo, ¿estaré tirando el dinero? ¿Sobrecargare a mi hijo con más trabajo inútil? ¿Esto nos ayudará a mejorar o no? 

Todas esas preguntas te las haces una y otra vez! Hasta que te fui a ver! Y ese día, cuando tú hiciste la evaluación de mi hijo, todos mis miedos, toda mi angustia se me pasó, pude ver tu profesionalidad, la evaluación de mi hijo fue espectacular y el informe que nos diste me dio la confianza que necesitaba para seguir adelante sin cuestionarme ni un día si daría frutos o no. 

Luego llega la segunda parte, que nadie se engañe, esto es magia!! Sí, pero la magia exige trabajo, esfuerzo y dedicación, en concreto nosotros hemos estado un año y medio, siguiendo la terapia visual y de desarrollo (reflejos primitivos y lateralidad) que tú nos marcabas. Pero merece la pena, porque los cambios en un año han sido espectaculares. 

No se puede decir cómo va sucediendo porque no es algo instantáneo de un día a otro, sino que fuimos haciendo los ejercicios de terapia y un día te das cuenta de que ya lee sin silabear, que ya no se salta las líneas que ya no invierte las silabas, que su comprensión lectora ha mejorado, quizá ese fue el primer cambio que notamos a los tres meses de empezar y eso nos dio el ánimo de seguir, luego llegan muchos otros, pero como un día mágico recuerdo cuando un día nos mandaste unos laberintos complicadísimos donde mi hijo debía ir señalándome el camino indicándome derecha, izquierda, arriba, abajo puesto a mi lado y lo mismo pero de frente con la dificultad de que ahora debía decirme mi derecha (no la suya pues estaba de frente), pensé que estabas loca!! (pero si era incapaz de distinguir la derecha de la izquierda!) y me fui a casa diciendo esto no lo consigue ni loco y cuando lo comenzamos a hacer…fue increíble, lo hacía perfecto a mi lado, pero de frente no tardaba ni un segundo ni se equivocaba!! Pero claro tú me lo explicaste muy bien durante todos los meses previos habíamos estando trabajando sobre eso, y ahí estaban los frutos, ese día lo recuerdo como un punto de inflexión un antes y un después, una seguridad y una felicidad absoluta de que había hecho lo correcto y lo mejor para mi hijo. 

Bueno ahora que ya hemos terminado la terapia, puedo decir que mi hijo ya no tiene ningún problema para leer, no silabea, no se salta líneas, lee con ritmo, además ya no tiene ningún problema de lateralidad, distingue perfectamente la derecha de la izquierda, no ha vuelto a confundir ninguna letra, ni números, ya no tiene problemas con las series, al punto de que las tablas de multiplicar las aprendió enteras solo con el trabajo dentro del colegio, es capaz de narrar historias en sentido cronológico, su memoria también mejoró de forma espectacular, antes no conseguía retener nada de lo que aprendía y ahora lo estudia solo y lo aprende rápidamente.

Por supuesto nunca le medique, recurso fácil que no dudo será adecuado en algunos casos pero que desde mi punto de vista sufre un abuso excesivo en casos que no deberían y mi hijo ahora que está en 5º de primaria tiene menos problemas y le resulta todo más fácil que cuando estaba en primero, ojala hubiera empezado antes. 

Hay un antes y un después en mi hijo y estoy muy agradecida a los padres que sin otro ánimo que el de ayudar colgaron sus experiencias en internet, a ti por haberte ido a EEUU y estudiar algo que tanto ha ayudado a mi hijo, a tu trato cálido y cariñoso y ojala mi experiencia sirva para que otros padres se animen porque sinceramente creo que puede ayudarles, en cualquier caso yo animo a que acudan a la primera cita contigo, no tienen nada que perder y sí mucho que ganar y si los cambios son como los de mi hijo, MERECE LA PENA. 

Un saludo muy fuerte Rosa y si me necesitas ya sabes dónde estoy. 
María 
___________________________________________

Conocer a María y Mateo (a toda la familia realmente) fue un verdadero placer. Aprendí un montón con ellos y me alegra que Mateo pueda desarrollar una vida normal sin dificultades. Ya las dificultades las pone la vida... :-) 

Me alegra que María haya hecho alusión al esfuerzo y tiempo que la terapia requiere, para que no lleve a confuisón. Los problemas de desarrollo ni se solucionan en 3 meses, ni se solucionan solos, hay que trabajar para encontrar todas esas mejoras que encontraron ellos día a día.

Ellos lo hicieron y vieron su fruto, Mateo entendió por qué hacía todo aquello y eso le motivaba a hacerlo y acabarlo. El exito de la terapia realmente no está en mi trabajo si no en las familias que se lo toman en serio y trabajan para conseguirlo DÍA A DÍA.

Que este testimonio os sirva para daros cuenta de que no todos los TDA diagnosticados como tal, lo son.

Saber más sobre la Optometría y la terapia optométrica comportamental y lo que se puede conseguir.

4 comentarios:

Esteco Valencia dijo...

Hola a todos. Nos gustaría aportar nuestro granito de arena a este asunto, queremos que nos conozcáis ya que trabajamos mucho la psicología infantil en todos sus aspectos.
Somos Esteco Psicólogos en Valencia y os dejamos el Link de la sección infantil de nuestro site, un saludo a todos y muchas gracias!
http://psicologia-valencia.org/como-trabajamos/

Eduardo Mendez dijo...

15-04-2013.

BUENAS TARDES;

ES IMPORTANTE ESTAR CONSCIENTE QUE EN LA ACTUALIDAD EXISTE MUCHA INFORMACIÓN EN LOS MEDIOS, MISMOS QUE NOS PUEDEN ENVOLVER O ENREDAR Y QUE NOS ORILLAN A ETIQUETAR DE ALGUNA MANERA A LOS PEQUEÑOS Y PEOR AUN DARNOS UN DIAGNOSTICO MAL ENCAUSADO QUE NOS ORILLEN AL MEDICAMENTO.

LA MENTE Y EL APRENDIZAJE DE CADA INDIVIDUO ES MUY DIFERENTE EN LA MAYORÍA DE LOS CASOS ES IMPORTANTE ESTAR ATENTOS A LAS DIFERENTES INTELIGENCIAS EXISTENTES PUES SERA LA PAUTA PARA QUE EL ESPECIALISTA DESIGNE LAS TÉCNICAS Y MÉTODOS DE APRENDIZAJE DE LOS PEQUEÑOS YA QUE ESTO SERA LA DIFERENCIA DE QUE EL PEQUEÑO LOGRE UN DESARROLLO FÍSICO Y MENTAL DENTRO DE LA SOCIEDAD.

Laura Jhomara Valdés Sosa dijo...

Buen día,

Estos blogs en lo personal me resultan muy interesantes sobre todo para los padres que en muchas ocasiones no saben exactamente lo que sucede con sus hijos y recurren a la red a buscar testimonios similares que pasan con sus hijos.

Mi experiencia con el TDAH fue muy grata y sinceramente un tanto difícil ya que hace poco más de un año estuve realizando mi servicio social en un hospital en el departamento de psicología y dentro del mismo existe un grupo para niños con dicho trastorno, sin embargo concuerdo que es un trastorno en muchos de los casos muy mal diagnosticado.

El TDAH es un trastorno que desde mi punto de vista se puso de modo en las escuelas, absolutamente todos los maestros se creían con la capacidad de poder diagnosticarlos con el simple hecho de observar las conductas fuera de lugar de los pequeños y comenzaban a etiquetarlos, cosa que a la larga los va perjudicando en diversos aspectos como el hecho de sentirse aparte, de ser señalado e incluso de justificar dichas conductas.

Volviendo un poco al tema, recuerdo que había una neurologa no dudo que fuera muy buena sin embargo absolutamente todos los pequeños que recibia para ella tenían TDAH y comenzaban a medicarlos, sin nisiquiera realizarle los estudios previos convenientes.

Considero que la persistencia de la mamá que relata el caso por buscar más alternativas antes de medicar fue correcto y sería ideal que muchas madres lo conocieran y trabajaran a la par de sus hijos para sacarlos adelante puesto que no es una "enfermedad" como muchos lo llaman y por supuesto que no es "incurable" se trata de trabajo y dedicación, no obstante creo que en ciertos casos la medicación llega a ser necesaria pero no en todos los casos es lo ideal.

Gracias por compartir esta experiencia y espero que pueda servir para muchos padres que como en un inicio lo mencioné tienen muchas dudas sobre el TDAH y el tratamiento que se sigue en estos casos.

ka dijo...

Hola a todos.
Soy maestra y psicopedagoga, y madre de un niño con las mismas dificultades que las descritas en el artículo. La formación que se ha brindado sobre TDA y su tratamiento, se ha ido calando en nuestra sociedad y ahora sus raíces son difíciles de cortar. Pero el aumento en las aulas de niños diagnosticados de TDA me hizo sospechar que no íbamos por buen camino y más cuando me daba cuenta de que la medicación aumentaba su "rendimiento" pero no ayudaba a superar sus dificultades.
Mi inquietud profesional iba ligada a mi inquietud como madre, ya que mi hijo tenía unas dificultades que no sabía como tratarlas y lo estaba intentando de mil maneras.
Recuerdo el día que la pedagoga del centro me dijo que había sospechas de TDA... no lo entendía, mi hijo podía relatar una larga historia escuchada en un CD, dibujar durante largo tiempo y contar con toda serie de detalles los dibujos, explicar y recordar hasta el más mínimo detalle las excursiones realizadas... y tenía un déficit de atención. Y lo peor es que nadie me explicaba porqué se saltaba líneas al leer, porqué tardaba siglos en copiar de la pizarra, porqué no sabía el número anterior y el posterior...
Fue así como empecé a investigar y llegué a la terapia optométrica. El cambio fue espectacular y mi hijo, fue poco a poco recobrando la confianza en sus capacidades. En casa hay que ser constantes y trabajar, pero cuando sabes para qué trabajas, sabes que es el mejor regalo que le puedes hacer en su vida, es su futuro, es el tiempo mejor gastado. Lo recomiendo a todo aquel que no encuentre respuestas.

Artículos relacionados