¡¡¡Graduaciones gratuitas, oiga!!!

Link to post in English



Como escribí en una entrada en mi blog, ("¿Dónde ir si notamos alguna alteración en la visión?"), en España, las ópticas que pertenecen a las grandes cadenas y muchas pequeñas ópticas, a día de hoy, siguen sin cobrar al graduar a una persona. Estos profesionales de la visión no dan valor a su servicio, pero ¿qué servicio van a cobrar? ¿Por una graduación de 5 minutos? ¿Algo que una persona que no ha estudiado la carrera y que puede aprender fácilmente porque lo hacen de manera rutinaria, puede ejecutarlo de forma mecánica? Eso no tiene valor. Eso no es evaluar la visión.

Lo peor de todo es que con ello, llevamos muchos años acostumbrando mal al cliente. Ópticas que ya no dan ese escaso servicio, sufren las consecuencias.
De forma que cuando una persona entra en una óptica, se cree con derecho a pedir y exigir de todo por unas simples gafas, que muchas veces incluso son de oferta.

Cuando las recogen tras:
  • haber graduado al paciente (mejor o peor, no me meto),
  • haber estado aconsejándole sobre qué gafas le quedan mejor,
  • haber estado recomendándole unas u otras lentes según la necesidad del cliente,
  • haber estado gestionando el pedido de las lentes,
  • haber estado montando las gafas y ajustándolas,

el cliente quizás paga 55€ por unas gafas y por todo el tiempo y trabajo que ello conlleva, es decir, todos estos servicios que se realizan de forma gratuita. Pero eso no es todo, ese cliente se cree con derecho a reclamar “valores añadidos”: una funda dura, una gamuza suave, un cordón, un limpiador de gafas y por supuesto, la receta de su graduación.

No se cobra por cada servicio que se hace en una óptica, sólo por los productos que se venden. Cuando estudiamos la carrera no nos enseñan a vender, nos enseñan a ser optometristas. Sin embargo, mucha gente se queja de que las gafas son caras.

Ahora que en muchas ópticas están empezando a cobrar las graduaciones, mucha gente se queja de ello, y se sorprenden porque “antes no se hacía”. Quizás el servicio y los conocimientos han mejorado. ¿No se paga lo que sea por ir al médico? Y lo peor ¿no se paga lo que sea por ir a un oftalmólogo que quizás, te gradúe de la misma manera rápida que las ópticas de las que antes hablaba? Si por ese servicio pagas, ¿por qué no pagar por el de un óptico, o un optometrista cuyo trabajo es más cualificado y que va a dedicar tiempo de calidad a tu visión?

Artículos relacionados