LOS JUGUETES Y EL SEXISMO

Los juguetes contribuyen al desarrollo integral del niño en todas las áreas de la personalidad: intelectual, física, social y afectiva. Ellos son un excelente recurso para iniciar o consolidar aprendizajes. Por eso es importante analizar la relación entre “los juguetes y el sexismo”.

Muchas veces la publicidad de juguetes fomenta el continuar con el rol tradicional de la mujer y del hombre.

Los juguetes son herramientas importantes en la vida de los niños pues a través de ellos tienen la posibilidad de moverse, curiosear, manipular, experimentar, crear, de relacionarse y de intercambiar acciones, vivencias y sentimientos. Los juguetes facilitan la integración de los infantes en el entorno social. Razón por la cual hay que buscar el juguete adecuado y estar muy conscientes del papel que tendrá en el desarrollo del niño.

En general a las niñas se les regala juguetes domésticos tales como cocinas, set de limpieza, casa de muñecas, etc. Y a los niños se les regalan juguetes más variados como autitos, pelotas, juegos de construcción, pistas para autos y trenes, potenciando su capacidad cognitiva más que a las niñas.

Desde que se le compra el primer juguete al niño/a se está estableciendo la discriminación de género, fomentando y orientando a la niña a las actividades domésticas y asistenciales; y al niño a las actividades profesionales y fuera de casa.

Pareciera ser que es una cuestión de los adultos que existan, juguetes para "niños" y juguetes para "niñas". Es hora de que los adultos tomen conciencia de que los juguetes no tienen sexo, que son los adultos quienes los marcamos con estereotipos sexistas.

El juego es libre y espontáneo y así hemos de comprenderlo.

Los juguetes deben ser estimulantes y variados, y los adultos deben proporcionar los que aporten valores positivos, sin olvidar que cuando el niño juega reproduce e imita situaciones o historias vividas, esto significa que los adultos que están a cargo de un niño/a deben ser modelos no sexistas, es decir que tanto el hombre como la mujer, que el niño tienen como referentes realicen labores domesticas como profesionales, ya que esto es lo que los niños van a reproducir en sus juegos.

Nuestra sociedad está en un proceso de cambio, y el estereotipo sexual de los juguetes representan la sociedad de décadas pasadas, la de la familia patriarcal, pero no la de ahora, ya que hoy es muy raro que la mujer esté en su casa y no tenga una ocupación profesional, al igual que es muy frecuente ver a los hombres cambiar pañales o dar de comer a su hijo. Entonces por qué hay adultos que se empeñan tanto en continuar educando a su hijo bajo el mandato tradicional del rol de la mujer y el hombre. Muchas veces ésta educación se hace de forma automática, siguiendo los mandatos culturales.

Es importante reflexionar y fomentar en los niños/as una educación no sexista, ofrecerles a través de los juguetes las mismas posibilidades de desarrollarse plenamente como seres íntegros e independientes capaces de insertarse en la sociedad como personas competentes.

¿Qué pasa cuando un niño/a quieren jugar con los juegos que

tradicionalmente “no les corresponde”?

Los juguetes además de responder a las posibilidades motoras y cognitivas de los niños para interactuar con el juguete que se le ofrece, deben responder a sus intereses.

No se trata de imponer un juguete o de prohibirlo, lo importante es ofrecerles nuevos patrones y modelos de relación entre géneros, ya que el problema radica en considerar espontáneo o innato a algo que es aprendido.

En los juegos de dramatización (casita, maestra, doctor, etc), los niños asumen roles que observan de los adultos, es así como asumen los roles vividos en sus casas; en el colegio, en la calle y los reproducen fielmente. Del mismo modo interiorizan la valoración que estos roles adquieren en la sociedad. La idea no es que el niño juegue con muñecas y la niña con autos, para superar el estereotipo tradicional, sino que se trata de que los niños/as usen indistintamente éstos juguetes y que el docente o el adulto les haga ver las distintas posibilidades de interactuar con ellos.

Mónica Pérez nos da una guía de cómo elegir el juguete apropiado según la edad y las necesidades de los niños y las niñas:

Para los bebés de cero a un año recomienda aquellos que estimulen los sentidos, con colores, texturas y sonidos diferentes.

Para niños y niñas de uno a dos años sugiere los que permitan lanzar, meter, sacar, apilar y experimentar con elementos naturales como el agua y la tierra; así como los que estimulen la imitación de acciones simples como animales, títeres, teléfonos y coches; además de aquellos que les permitan desplazarse en el espacio.

Entre los dos y los seis años propone que se les faciliten juguetes como los triciclos y las pelotas, así como algunos que sirvan para desarrollar su habilidad manual y para imitar escenas familiares y profesionales como muñecos y herramientas para la carpintería y la medicina, entre otros.

¿Y los juguetes didácticos?

La mejor alternativa para evitar la discriminación en los juegos y juguetes serán los juguetes didácticos, pero esto no significa, bajo ninguna circunstancia que se privará a los niños de las tradicionales muñecas o autos. La idea será que la mayor cantidad de juguetes sean didácticos.

El adulto deberá encontrar junto al niño el equilibrio necesario entre los distintos juguetes que el mercado ofrece.

Los juguetes didácticos los ayuda a crecer más independientes.

¿Cuándo un juguete es didáctico?

Cuando se corresponde con la edad y el nivel evolutivo de cada niño.

Cuando toma en cuenta las características, necesidades y preferencias del niño.

Cuando desarrolla las capacidades de madurez intelectual, habilidad manual y fuerza física.

Cuando va acorde al entorno del niño, su disponibilidad de espacio, de tiempo, sus compañeros de juego, su familia y cultura.

Cuando ayuda a desarrollar distintos esquemas de socialización y trabajo, ya sea éste solitario, de grupo, de competitividad, de agresividad, o de colaboración.

Cuando no son complejos, ni bélicos ni sexistas, y no van de la mano de los personajes de moda.

Esta es una guía a la hora de seleccionar juguetes para los niños De esta forma el adulto potenciará el jugar educando sin discriminar.

Lic. Edith Beatriz Burgos

6 comentarios:

Pamelyta dijo...

En mi opinión es una pésima información, los juguetes didácticos son inmensamente aburridos, y los juguetes a la moda no son necesariamente algo malo, están a la moda porque l@s niñ@s encuentran algo en ell@s que es similar a ellos. En el caso de los niños, en sus personajes favoritos pueden encontrar deportes, las niñas pueden encontrar una mente soñadora.

Anónimo dijo...

Yo creo q esta información es muy buena.
y También pienso, con respecto al comentario de Pamelyta, que podrias complementar a los juguetes de moda, los didácticos, ya que alimentan la inteligencia de los niños.

Carla Da Costa Frioni dijo...

excelente, basta de mandar a las niñas a limpiar y cocinar y a los hombres a pelear y ser heroes.

Carla Da Costa Frioni dijo...

excelente, basta de mandar a las niñas a limpiar y cocinar y a los hombres aser heroes, los juguetes no tienen sexos, cada uno y cada una puede elegir que quiere ser y que quiere jugar a ser.

Ana dijo...

Saludos; soy pedagoga y llevo 12 años trabajando con niñas y niños de educación infantil. Veo la evolución que tienen cuando comienzan con el juego simbólico y asumen desde los 2 a 3 años cual es el papel que les toca desarrollar en la sociedad. Es muy importante cuidar cada detalle si queremos formar personas libres que elijan fuera de estereotipos su lugar y papel en la vida. Esto es muy difícil porque nosotras mismas hemos sido educadas insertas en una sociedad patriarcal, lo que hace que nos sean invisibles los mecanismos que nos colocan en un lado u otro. La invisivilización de la mujer es uno de esos mecanismos y está presenta cada día en el lenguaje. A mi me costó utilizar el lenguaje correctamente mucho tiempo. Cuando fui consciente de que mi lenguaje responde a mi pensamiento tome conciencia de que había que nombrar a niños y niñas y no sólo a los niños, puesto que las niñas existen y si no se nombran no son visibles. Por ello recomiendo esta reflexión. Gracias.

Tralara dijo...

Hola, me gustaría saber en que año se publico esta información, o incluso mejor si esta extraída de algún libro puesto que me parece muy interesante y me gustaría mencionar a la autora en un trabajo sobre juguetes. Gracias.

Artículos relacionados