¿Resulta importante la velocidad lectora?; ¿qué factores de aprendizaje inciden en ella?

La importancia de la velocidad de la lectora a menudo a resultado un tema de controversia entre pedagog@s y maestr@s, en nuestra opinión la velocidad lectora tiene una importancia relativa, lo principal es que la velocidad no interceda en la comprensión del alumn@. Esto sucede ante todo en l@s alumn@s de ciclo superior (5º y 6º de primaria, 10-12 años), cuando el volumen de los textos aumenta y el estudio resulta más importante. Sin embargo, en algunas ocasiones encontramos alumn@s que a pesar de presentar una velocidad lectora lenta conservan una buena comprensión, a pesar de que el esfuerzo que deben realizar para conseguir esta comprensión es muy superior al que deben realizar sus compañeros, implicando además que tengan recursos en otros sentidos (capacidades intelectuales normalmente bastante bien desarrollados), cuadros que a menudo nos hacen pensar en la presencia de dislexias (aspecto que trataremos en otros artículos).

En la valoración de la descodificación lectora o la también llamada lectura oral debemos tener en cuenta las dos rutas de acceso a esta descodificación:

  • La ruta fonológica, es aquella que nos permite descodificar las palabras por sus elementos más pequeños es decir a partir de las letras. Es la ruta que utilizamos ante palabras desconocidas o poco frecuentes, ante las cuales debemos enlentecer nuestro ritmo lector para leer palabras tales como "palindromo", una palabra poco usual y además larga aspecto que nos dificultaría más su lectura. Otras palabras de tipo complejo son aquellas que incluyen silabas difíciles como trabadas (pr, pl, dr, cr, ...) o bien de tipo inverso (es, il, ...), las cuales al no ser tan frecuentes en la lengua castellana resultan más difíciles de descodificar.
  • La ruta visual, es aquella que nos permite ser unos lectores eficaces y se sustenta en el vocabulario visual que vamos adquiriendo a través de la propia lectura, permitiéndonos una lectura global y veloz de la palabra, al mismo tiempo que nos facilita la comprensión de su significado ya que evoca más fácilmente la imagen mental del concepto. Sin embargo, esta ruta no nos resulta útil en el momento en que nos encontramos ante palabras desconocidas, siendo por ello necesario recorrer a la ruta fonológica, para poder segmentar la palabra y descodificarla.
Como podemos ver el uso de las dos rutas resulta necesario para la lectura y el mayor desarrollo de ambas nos permitirá adquirir una mayor velocidad en la lectura. Unas actividades muy senzillas para estimular las rutas son las siguientes:
  • Ruta fonológica:
    • Lectura de pseudopalabras (palabras que no poseen un significado, aunque su formación es correcta) tanto largas como cortas. Algunos ejemplos de pseudopalabras serian las siguientes (en orden de creciente dificultad):
      • Sapu
      • Espe
      • Clata
      • Retra
      • Coplen
      • Plitosado
      • Clastunden
      • Flapetrondos
      • ....
  • Ruta visual
    • La mejor manera de estimular la ruta visual es leer mucho, aunque también resulta una buena herramienta buscar textos en los que aparezcan palabras de uso muy común, no tanto textos con vocabulario muy especifico.
    • Una actividad que solemos realizar es la lectura doble o triple, leyendo varias veces una mismo texto de forma que a base de la repetición de la lectura se va ampliando el vocabulario visual que permite el reconocimiento de las palabras. Haga la prueba con si hij@, verá que en la segunda lectura su velocidad lectora aumenta, esto resulta de que ha incorporado en su vocabulario visual más palabras, aunque esto resulta temporal siendo necesaria la repetición de esa misma palabras en circunstancias diferentes.

Artículos relacionados