Éxito escolar y TDA-H . Estrategias de trabajo en la escuela. (Parte 2).

Otras estrategias que podemos utilizar en la escuela son:

Entrene en el seguimiento de instrucciones: Las dificultades en el seguimiento de instrucciones es un sello distintivo en el TDA-H, que integra las dificultades para concentrar la atención y mantener el estado de alerta y las deficiencias en la memoria de trabajo. Los niños pueden parecer comprender e incluso escribir las instrucciones y a continuación comenzar a trabajar en una dirección diferente y ejecutar la tarea de forma equivocada. Las dificultades en el procesamiento de lenguaje, que además pueden ser frecuentes, agravan esta situación.

Un niño con TDA-H tiene dificultades para concentrarse y mantener la atención y cuando se dan instrucciones, puede que no esté concentrado en ese preciso momento. Con frecuencia sucede que escuche la primera instrucción del maestro y el resto del tiempo esta distraído por otros pensamientos. Escucha solo una parte y entonces solo puede hacer una parte de la tarea asignada. Así es probable que se vaya a casa asumiendo que lo escuchó todo y que sabe lo que tiene que hacer y entonces cuando estas instrucciones las convierta en el trabajo, este será solo una parte de lo que el maestro ha asignado. Es muy fácil para los maestros dar una baja calificación y no analizar las razones por las que ha sucedido esto, pero las bajas calificaciones sólo empeoran las cosas, ya que el niño puede llegar a creer que es un tonto. Ante estas dificultades qué podemos hacer:

• De las instrucciones de una en una. Una instrucción larga, puede dividirse en partes.
• Compruebe que ha comprendido lo que le pide la instrucción. Dígale que se lo repita.
• Al dar instrucciones específicas a un alumno, establecer contacto visual. Es posible que deba hacer una pausa en su frase hasta lograr el contacto visual con su alumno.
• Sea breve y específico. Si es posible, proporcione instrucciones personalmente al niño y no a toda la clase.
• Enséñelo a subrayar las palabras claves. Estas indican la acción a realizar, leer, copiar, recortar, comparar, contrastar, responder por escrito. Compruebe que comprende el significado de la palabra clave.
• Escriba las instrucciones o las palabras claves en el pizarrón. Darle un color diferente a la palabra clave y pondrá de relieve la acción importante o la asignación específica. Insistan en que los alumnos copien la instrucción palabra por palabra. Compruebe lo que ha escrito.
• Puede beneficiarse de un programa de entrenamiento en autoinstrucciones. Primero le repite al alumno periódicamente qué debe hacer, después le da posibilidades que ellos las repitan en voz alta, más tarde las repiten para sí y después se las están repitiendo en la mente. La instrucción, la acción pasa del lenguaje externo al lenguaje interno como parte del proceso de internalización.
• Puede permitirse que los alumnos graben las instrucciones para actividades específicas que sirven para ayudar a almacenar varios minutos de información para posteriormente reproducirla: suele ser útil para dictar las asignaciones de tareas y otros avisos a lo largo del día de escuela.

Enséñele estrategias para mantenerse atento en clases: Probablemente habrá observado que un niño con TDA-H pueda estar concentrado en determinadas actividades, televisión, juegos de video, algo que le interese especialmente, sin embargo cuando se trata de trabajos escolares, se le hace difícil mantener la atención sostenida en este tipo de actividad. Esto a veces confunde, ¿por qué unas veces sí y otras no? La investigación y los trabajos referidos al papel de las funciones ejecutivas nos señalan que el principal problema se encuentra precisamente en el control atencional, en la capacidad para interferir los distractores del ambiente que afectan el desempeño en la tarea. ¿Cómo ayudar al alumno con TDA-H?

• Sienta al alumno lo más cerca posible de tu espacio de acción.
• Evita ubicarlo cerca de distractores naturales o de compañeros que puedan distraerlo.
• Rodéalo de compañeros que puedan ayudarlo.
• Utiliza reforzadores visuales, auditivos o kinestésicos, que puedas utilizar en diferentes momentos para mantener su estado de alerta.
• Permítale que entre una actividad y otra pueda ponerse de pie, cambiar la postura, si es posible dar algunos pasos por el salón de clases.
• Modifique las tareas escolares, reduzca el tiempo del trabajo escrito. Permita que aprenda haciendo, investigando, construyendo.
• Modifique la forma de evaluar en los exámenes. Brinde tiempo adicional para completar los exámenes. •Divida los proyectos largos en plazos pequeños. Ajuste las fechas de entregas de trabajos con el alumno.
• Aumente la cantidad de supervisión y monitoreo para dar ayuda a estos alumnos.

Estas son algunas estrategias para el trabajo en la escuela. Los maestros deben estar informados e involucrados en el trabajo con los niños con TDA-H. En casi todos los casos es necesaria la realización de adecuaciones con más frecuencia de tipo metodológicas, aunque no quitamos la posibilidad de que en algunos casos sean además necesarias adecuaciones curriculares. Es importante no perder de vista que tener éxitos en la escuela es una de las cosas más terapéuticas que puede sucederle a un niño. Por lo tanto, haga todo lo necesario para ayudar a su alumno a tener éxitos en la escuela.

2 comentarios:

Marc Giner Llenas dijo...

Hola Nieves,

Simplemente felicitarte por la excelente recopilación de estrategias que has realizado con estos últimos artículos sobre el enfoque pedagógico del TDAH, son una gran aportación. Muchas gracias,

Marc

Nieves Herrera Conde dijo...

Gracias Marc, agradezco la oportunidad de escribir en el blog.
Como siempre, un abrazo
Feliz día de la Amistad.

Artículos relacionados