Los padres y el Gabinete psicopedagógico

Los padres encuentran hoy más difícil la tarea de la educación de sus hijos. Durante los años de la escolaridad obligatoria, comparten esta responsabilidad con la escuela y con los maestros.

Los cambios de la sociedad, que afectan tan profundamente a las familias y a la escuela, también inciden en el modo de concebir y llevar a cabo la educación de los hijos.

Dentro de las instituciones educativas, los cambios tienen que ver también con la incorporación de c ontenidos y saberes que son requeridos por las nuevas formas de organización económica y social y por la llamada revolución tecnológica en la nueva sociedad del conocimiento.

Por otra parte, solo una escuela abierta a la diversidad de los alumnos y al fenómeno de la pluriculturalidad, puede cumplir con las necesidades educativas de la sociedad actual.

La educación escolar debe, entonces, atender las diferencias y dificultades que se producen en el proceso de aprendizaje y debe ser capaz de generar estrategias y ayudas para que el proceso de apropiación de los contenidos culturales curriculares sea eficaz.

No todos los alumnos pueden lograr al mismo tiempo y de la misma manera los aprendizajes esperados. Solo una profunda comprensión de estas diferencias permitirá una actividad pedagógica eficaz. Así se podrá lograr la calidadde la educación, el respeto de la equidad y una promoción de igualdad de oportunidades educativas.

Los docentes, durante el proceso de su formación y con la capacitación docente continua, reciben las orientaciones básicas para el cumplimiento de su función. En la práctica pedagógica cotidiana, en las instituciones educativas se han creado equipos de ayuda y orientación, compuestos por profesionales de la psicología educacional y de la psicopedagogía. Estos equipos deben ofrecer ayuda también a los padres de los alumnos.

El Gabinete o Servicio de Orientación

Desde la década del 70, en Argentina se crearon Departamentos de Psicología Educacional y Equipos de Orientación Escolar, el campo de acción abarca desde el nivel inicial pasando por el nivel primario y medio.

Recién en la década del 90 se incorporaron gradualmente servicios de orientación al ingresante a carreras terciarias y tutorías para los alumnos que presentan dificultades en el aprendizaje.

La función principal del Servicio es favorecer, con los aportes de la psicología educacional y de la psicopedagogía, el pensar críticamente y apoyar la creatividad en el proceso de aprendizaje de los alumnos.

Esta función se cumple, además del trabajo específico con docentes y alumnos, con los padres, en general, bajo la modalidad de entrevistas concertadas. El diálogo entre las familias y los profesionales tiene una triple finalidad:

En primer lugar, colaborar con la prevención de las dificultades:

Esto se puede lograr siempre que se intercambie informaciones sobre características, situaciones y dificultades de los alumnos, incluyendo los aportes de la psicología y de la psicopedagogía.

También es importante favorecer la articulación entre los estilos de conducción familiar y la escolar, reflexionando sobre el impacto de los cambios en los padres, tales como el incremento de actividades fuera del hogar, limitación del tiempo de estar con los hijos, dificultades de estabilidad familiar, nivel de integración de la familia con otras familias del colegio, inseguridad sobre la forma de acompañar las tareas y el aprendizaje escolar, puesta de límites y sanciones, formas de incentivación, etc.)

En segundo lugar, tratar de lograr la detección precoz de problernas de aprendizaje y/o conducta: acordando la necesidad de una evaluación colectiva en el aula y/o en forma individual; para ello es indispensable comunicar a los padres los resultados de esta evaluación; sugiriendo cuando sea necesario una interconsulta a otros profesionales (médicos, neurólogos, fonoaudiólogos, psicomotricistas, psiquiatras, etc.)

Se considera necesario que los padres participen de entrevistas evaluativas conjuntas con docentes, directivos y personal psicopedagógico.

En tercer lugar, lograr la búsqueda de recursos para resolver las dificultades orientando a alternativas de conducción familiar o de los docentes que parecen más favorables o productivas, especialmente en lo que se refiere a hábitos de vida, de estudio y de convivencia; asesorando en la articulación de niveles el pase a primaria, el pase de ciclos, y el pase a secundaria; apoyando los proceso de adaptación e integración social de alumnos nuevos y de cualquier alumno que tenga una necesidad al respecto.

Lic. Edith Beatriz Burgos

Artículos relacionados